Tres argentinas y una canadiense

2 mayo, 2016 Home, Recomendados

En el marco de la Feria del Libro de Buenos Aires, siguen los lanzamientos de novelas históricas y románticas de colegas argentinas.

La primera que deseo sugerirles es La salvaje de Boston, de mi querida amiga Gloria V. Casañas, una historia que nos hará acordar de otro de sus libros, La maestra de la laguna, porque esta nueva propuesta de Gloria está protagonizada por Livia Cañumil, uno de los personajes de aquella obra.

Livia, discípula de las maestras que llegaron al país de la mano del presidente Sarmiento, decide viajar a Norteamérica para especializarse en la enseñanza de los jardines de infancia. Es una joven determinada, que ha superado muchos obstáculos. El destino la conduce al seno de la familia Robinson, donde se convierte en la institutriz de la mayor de las hijas.

Jeremías, padre de la niña, arrastra la desgracia donde vaya. Inmigrante pobre en una sociedad que exige credenciales para triunfar, ha sabido sobrevivir en ambientes adversos y ganarse un lugar en la clase alta local. La coraza que lo reviste es lo bastante dura para que ni siquiera la vida de sus hijas la atraviese.

La sociedad de Nueva Inglaterra catapulta a Livia hacia un tumulto de ideas novedosas y movimientos femeninos que la deslumbran, y arroja a Jeremías a un tenebroso mundo de espíritus vengativos que sacarán a la luz macabros secretos.

La salvaje de Boston nos transporta hacia profundidades desconocidas del pensamiento y nos ofrece, con pinceladas góticas, el contraste entre el progreso material y las creencias misteriosas que forjaron la idiosincrasia de un pueblo.

La periodista Luisa Delfino definió la nueva novela de Gloria como “magistral”. Sé que la disfrutarán.

A Claudia Barzana ya la conocen. Es la autora de Lo indómito del espíritu y La invención del mañana, entre otros hermosos libros. Ahora nos propone El ímpetu del mar, la historia de una familia friulana que viaja a la Argentina para comenzar una nueva vida contada desde las perspectivas de dos primas, Juliete y Carle. Ellas serán las portavoces de esta singular historia que se articula en dos escenarios distintos y contemporáneos: el campo y la ciudad. Por estas páginas pasarán los desvelos y el esfuerzo de los colonos, la alegría de los inmigrantes en el barrio de La Boca, el aprendizaje de nuevos oficios, la vida en un lugar diferente, con un idioma diferente. También estarán los vínculos complejos de una sociedad que crece: despechos, relaciones truncas e imposibles, amantes que se ven en los bordes del decoro, deseos de venganza, heridas de un pasado lejano, rufianes melancólicos. En tanto, Juliete y Carle buscarán encauzar sus vidas nuevas, en las que habrá esfuerzo, constancia, esmero, pero, además, sosiego, alegría y la esperanza de un amor que les permita echar las raíces que el ímpetu del mar arrancó.

Los paraísos perdidosLa última propuesta es la de mi querida coterránea Fernanda Pérez (Las maldecidas y El Sacramento) y se titula Los paraísos perdidos.

Como lo define la propia Fernanda, su estilo narrativo es el coral, donde destacan varias voces. Pero si hablamos de Los paraísos perdidos podemos decir que son dos los personajes más importantes: el Portugués, un hombre complejo, oscuro, que arrastra un pasado traumático que no lo deja mirar hacia el futuro; y Lorenzo, un joven alegre, idealista e impulsivo, que siempre está metiéndose en problemas. En uno de estos líos en los que Lorenzo cae con facilidad, el Portugués le salva la vida y, como forma de recompensa por ese gran favor, el muchacho lo asila en su casa. De este modo sus destinos quedan entrelazados. Cada uno conocerá el amor y pasarán juntos por aventuras y vicisitudes en una época muy agitada de nuestro país como lo fue la segunda década del siglo XIX, con el final de la Guerra del Brasil y el renacimiento de los ideales de José Artigas.

Me enteré de la publicación de esta saga, lo que me causó mucha alegría, gracias al blog de mi lectora Andrea Vázquez, “El Pantano de Fiona”, que acaba de cumplir ocho años. Allí vi que se había publicado la serie Emily de L. M. Montgomery (Ana de los tejados verdes). Amo a esta escritora canadiense del siglo XIX. Me encantan sus novelas y también sus cuentos. En mi Nacida bajo el signo del Toro, Camila lee uno de sus cuentos, Old Lady Lloyd, perteneciente al libro Chronicles of Avonlea, que no está publicado en castellano lamentablemente.

Volviendo a la saga Emily, empieza con Emily, la de Luna Nueva, y sigue con Emily, lejos de casa y con Emily triunfa, y tiene como protagonista a Emily Byrd Starr, una jovencita indomable y fogosa con una pasión por la escritura, con la cual la propia Montgomery confesó de sentirse identificada; incluso muchos de los hechos narrados en la serie son autobiográficos. Estoy segura de que les encantará. Ideal para las niñas y adolescentes, pero también para las adultas.

Una época que me apasiona es la de la Segunda Guerra Mundial. Tengo tanto material acumulado sobre este período oscuro de la historia que no sé cuándo terminaré de leerlo. También me encantan las películas ambientadas en ese tiempo. Hace poco vi una que me pareció genial. Se titula “Mi mejor enemigo”, y es una coproducción austríaco-alemana dirigida por Wolfgang Murnberger y protagonizada por Moritz Bleibtreu y Georg Friedrich. La película aborda un tema real: el robo por parte de los nazis de las obras de arte propiedad de familias judías. Es una excelente película, no tiene desperdicio.

Es increíble la cantidad de propuestas teatrales que nos ofrece la ciudad de Buenos Aires. Para los interesados en esta expresión artística, aquí les dejo un link con algunas obras muy interesantes, con puestas en escena de gran calidad. Para todos los días de la semana, para todos los gustos.

Antes de despedirme, les propongo que vean este video realizado por una de mis lectoras como un homenaje a Caballo de Fuego. Me emocionó.

"La salvaje de Boston nos transporta hacia profundidades desconocidas del pensamiento y nos ofrece, con pinceladas góticas, el contraste entre el progreso material y las creencias misteriosas que forjaron la idiosincrasia de un pueblo."

− Florencia Bonelli