El ángel roto

1 octubre, 2012 Recomendados

Es una alegría recomendarles la nueva novela de mi querida amiga la escritora Gloria V. Casañas. El título me encanta: El ángel roto, y hace referencia a un personaje que las lectoras de Gloria ya conocemos de su anterior trabajo La maestra de la laguna: Julián Zaldívar, el noble amigo de Francisco. Sin embargo, en esta historia, ambientada en 1876, en medio de una gran turbulencia social y política, Julián no se presentará como el mismo amigable, conversador y simpático caballero del pasado. Julián Zaldívar, con el alma rota y el corazón herido, ha cambiando profundamente. ¿Podrá el amor redimirlo de su tormento?

El nuevo libro de Gloria nos deparará horas de una lectura atrapante y conmovedora, encumbrada por el aspecto histórico minuciosamente trabajado por la autora y que nos muestra una época de intrigas políticas, muy bien entrelazadas con la historia de ficción.

Sin duda, este ha sido el año de las escritoras argentinas. En ediciones anteriores de “Recomendados” les contaba acerca de los libros recientemente publicados de Andrea Milano, Fernanda Pérez y Gabriela Exilart. Acabo de presentarles el nuevo libro de Gloria V. Casañas. Y ahora les hablaré de la novela que la escritora cordobesa Viviana Rivero publicó el mes pasado, Lo que no se dice, una historia de amor ambientada en la Patagonia, en la cual el pasado y el presente quedan irremediablemente atados, en la cual los actos de los ancestros de Elena Wilson Garrott afectarán su exitoso presente para cambiarlo definitivamente. Otra historia de Viviana que sus lectores no se querrán perder.

Libros para buscar en las librerías de usados: se trata de dos obras de la escritora Anya Seton, Katherine y Verde oscuridad. Debo admitir que Katherine me gustó más que Verde oscuridad; sin embargo, en este último se desarrolla una trama original que tiene como eje el tema de la reencarnación y que me resultó muy interesante. Katherine es la biografía de Katherine de Roët, una joven del Medioevo inglés quien, aunque de extracción humilde, terminó por convertirse en la esposa de uno de los hijos del rey Eduardo III, de la dinastía de los Plantagenet. En ambas novelas se destaca la esmerada ambientación histórica realizada por la autora.

La semana pasada, en la revista Vanidades, se publicó un artículo sobre la novela romántica, en la cual entrevistaban, entre otras, a la española Matilde Asensi, y me acordé de que, años atrás, había leído su libro El último catón, y de que lo había disfrutado muchísimo. Es más de aventura que romántico, pero el amor no falta. La trama se desenvuelve en la actualidad, y nos conduce, a través de infinidad de lugares y de hechos, por la pesquisa en la que se embarcan una monja, un soldado de la Guardia Suiza del Vaticano y un egipcio, experto paleógrafo, para descubrir quién está detrás de los robos de pequeños fragmentos de la Vera Cruz, la cruz donde murió Cristo. Interesante, ¿no? Les aseguro que no se aburrirán.

De los libros de mi infancia y de mi adolescencia, hay dos que me gustaría recomendarles con fervor, los dos del mismo autor, José Mauro de Vasconcelos: Mi planta de naranja lima y su continuación, Vamos a calentar el sol. Ambos relatan la historia de Zezé, un niño triste y solitario, al que llegarán a amar tanto como a sus amigos.

Para los que siguen la saga de Marcel Proust, En busca del tiempo perdido, este mes nos toca La prisionera.

Por último, quiero sugerirles dos películas. La primera es una de mis favoritas, Amada inmortal, protagonizada por Gary Oldman, genial en el papel de mi admirado Ludwig van Beethoven, y dirigida por Bernard Rose. Junto con el testamento de Beethoven se encuentra una carta dirigida a “su amada inmortal”. Esto desata las especulaciones acerca de la identidad de la mujer, por lo que su fiel amigo, Anton Felix Schindler, interpretado por Jeroen Krabbé, decide buscarla para entregarle la carta. En su ardua búsqueda, Schindler entrevista a las mujeres más importantes de la vida del genial compositor, de modo que cada una le relata un pedazo de su historia.

La otra película es En busca de la felicidad, con Will Smith y dirigida por Gabriele Muccino. Debo confesarles que tardé años en decidirme a ver esta película. Había visto el avance publicitario y tenía la impresión de que sufriría enormemente. Tanto me insistieron en que la viera, que por fin lo hice. Y sí, la película es dramática y sufrí, pero también es un canto a la esperanza, al amor y a la tenacidad.

"Sin duda, este ha sido el año de las escritoras argentinas."

− Florencia Bonelli