Desde la ventanilla del tren

1 agosto, 2015 Home, Recomendados

Me encantó La chica del tren, de Paula Hawkins, un policial muy peculiar. En realidad, no sé si es correcto definirlo como policial, al menos no en el sentido tradicional de la palabra, pero tiene toda la intriga y el suspenso de una historia del género que tanto me gusta.
El tren que Rachel toma todos los días para ir a trabajar a Londres se detiene durante algunos minutos frente a una casa, y ella, con el paso de los días, comienza a familiarizarse con la pareja que allí vive. Ella los llama Jess y Jason. Todo cambia el día en que Rachel ve el familiar rostro de Jess en el diario. Jess, que en realidad se llama Megan, ha desaparecido, y la policía la busca desesperadamente. Rachel conoce una información que podría ayudar en su búsqueda, y por eso decide hablar con los detectives a cargo del caso. Ella quiere colaborar, ¿o tal vez esté metiéndose en un gran lío?
Parece ser que está por hacerse la película de La chica del tren y que la dirigiría Tate Taylor. Se dice que Emily Blunt (¿la recuerdan de “La joven Victoria”?) podría contar entre el elenco, aunque no se ha dicho qué rol interpretaría. Espero esta película con ansias.

Cuando comencé a leer Edenbrooke, de Julianne Donalson, tuve la impresión de que me resultaría simple y sin estímulo. Pero me equivoqué. Me encantó el personaje de Marianne Daventry, y sus soliloquios y análisis me hicieron reír y lagrimear por igual. El estilo de Donalson me recordaba al de Georgette Heyer, cuyas novelas tanto me gustan; incluso se intuía algo de mi querida Jane Austen. Más tarde, buscando información sobre Julianne Donalson en Internet, leí que la autora había comentado acerca de su pasión por las obras de estas dos escritoras inglesas y de cuánto la habían inspirado. Así que, si les gustan las novelas de Heyer y de Austen, no tengo duda de que disfrutarán de Edenbrooke tanto como yo.

Mi querida amiga Gelly Caballero me recomendó una novela peculiar, El proyecto esposa, escrita por el australiano Graeme Simsion. La peculiaridad de la historia radica en que su protagonista, el profesor de genética Don Tillman, es un hombre con síndrome de Asperger, que lo convierte en alguien diferente. Su vida se fundamenta en estadísticas y rutinas extremas. Por eso, tener esposa es algo que lo escandaliza. Hasta que se decide a buscar una que complazca con sus demandas. Pero la que satisface sus exigencias, que no son pocas, ¿es la que a él le gusta?

Por último, quería recomendarles la nueva novela de Mariana Guarinoni, La adelantada de los mares del sur. A Mariana ya la conocemos de Puerto Prohibido y Tierra de Fugitivos, pero a diferencia de sus dos primeros libros, La adelantada de los mares del sur no es un relato de ficción, sino biográfico. Es la historia de Ysabel de Barreto, la esposa del Adelantado Álvaro de Mendaña, al frente de una expedición que afronta serias dificultades. El destino pondrá a Ysabel al mando de la flota diezmada por la hambruna y feroces tormentas. Arribarán a Manila, el centro del imperio español en las Indias Orientales. Allí Ysabel, la primera Adelantada y Almiranta de la historia española, se pondrá a prueba una vez más cuando se encuentre con Nando de Castro.
Cuando le preguntaron a Mariana por qué había decido escribir acerca de la vida de Ysabel, ella contestó que la Historia no le ha hecho justicia, que por eso se había embarcado en este proyecto. Y yo la felicito porque sin duda ha escrito acerca de una heroína de la vida real, con el coraje de un titán.

"Cuando comencé a leer Edenbrooke, de Julianne Donalson, tuve la impresión de que me resultaría simple y sin estímulo. Pero me equivoqué. Me encantó el personaje de Marianne Daventry, y sus soliloquios y análisis me hicieron reír y lagrimear por igual."

− Florencia Bonelli