Desde China con amor

2 octubre, 2013 Recomendados

Hacía muchos años que un libro no me hechizaba como Amor bajo el espino blanco, de la escritora Ai Mi. La historia de amor entre la joven Jingqiu y el militar Sun Jiaxin es una de las más conmovedoras y apasionadas que he leído, a pesar de que la inocencia y la pureza son una constante del relato. Durante los dos días en que el libro me atrapó (literalmente) entre sus páginas, experimenté un sentimiento de evocación de El jinete de bronce, no solo porque ambos nos cuentan sobre amores maravillosos, sino porque se desarrollan en países donde el comunismo se aplicaba a ultranza.

En el caso de Amor bajo el espino blanco, la trama ocurre durante uno de los momentos más duros del régimen de Mao Zedong, la llamada Revolución Cultural, que duró desde 1966 (último año del Caballo de Fuego del siglo XX) hasta la muerte del líder chino en 1976. Durante esa década, Mao profundizó su modelo comunista para refrenar las ideas liberales de algunos de sus oficiales, profundización que cambió la vida del pueblo. La falta de libertad, pero también de comida y otros elementos básicos caracterizaron la época. Palabras como “amor” y “enamoramiento” tenían una connotación capitalista que podía crearle serios problemas a quien las pronunciara.

En este contexto, Jingqiu y Sun Jiaxin se enamoran con un sentimiento que estremece y conmueve.

Advertencia: Amor bajo el espino blanco es una historia de la vida real, con todo lo que eso significa. Ai Mi recibió los diarios íntimos de uno de los protagonistas de manos de su nieto, se decidió a contarla, y lo hizo magistralmente.

Tal vez quienes me escriben a mi casilla de correo para decirme: “Muy lindas tus novelas, pero amores así no existen en la vida real”, cambien de parecer después de conocer a Jingqiu y a Sun Jiaxin.

Acaba de publicarse un libro que promete, El último manuscrito, de María Correa Luna. En esta, su primera novela, María nos ofrece una historia a la cual no le falta ningún ingrediente para mantenernos pegados a la silla: romance, intriga, traición y misterio. ¿Qué más se puede pedir?

La novela comienza cuando Emerio Beltrán, magnate de los medios de comunicación, aparece ahorcado con los labios cosidos en la biblioteca del zoológico de Buenos Aires. Su hija Ana, médica forense, reconoce el cuerpo en compañía de Marcos Gutiérrez, apoderado de una editorial de la familia. Un día después, Ana recibe la noticia de que un antiguo novio que residía en España, Máximo Zaldívar, también fue asesinado. Para su asombro, el cuerpo de Máximo aparece colgado y con los labios cosidos. A partir de ese momento, la vida de Ana se transformará para siempre. Acechada por La Legión, un grupo que busca destruir los libros rescatados en la quema de la biblioteca de Alejandría, deberá encontrar las pistas necesarias que la llevarán a desentrañar un secreto milenario, un tesoro cuyo último custodio fue Eduardo Ladislao Holmberg, director y responsable del trazado del zoológico.

Les cuento que María Correa Luna es tataranieta de Eduardo Ladislao Holmberg, personaje clave en esta excelente novela policial y romántica.

"Tal vez quienes me escriben a mi casilla de correo para decirme: “Muy lindas tus novelas, pero amores así no existen en la vida real”, cambien de parecer después de conocer a Jingqiu y a Sun Jiaxin."

− Florencia Bonelli