Continúa La trilogía del Perdón

1 abril, 2015 Home, Recomendados

Llega abril y con él Almanegra, la segunda parte de la historia que comenzó con Jasy. Estoy feliz de seguir compartiendo con ustedes la historia de amor de Emanuela y Aitor, y ansiosa por que continúen acompañándolos en este viaje de amor obsesivo, de luz y de sombras. La querida Manú es un personaje que esplende adonde sea que vaya; Aitor, sin duda, es uno de mis “hijos” más oscuros, pero por esto mismo, por esta debilidad fruto de las circunstancias de su nacimiento y de su crianza, es uno al cual le tengo especial paciencia y cariño.

Pueden leer el primer capítulo de Almanegra aquí y ver el book-trailer aquí.

En España se publicó una trilogía que comencé a leer con pocas expectativas y que me sorprendió, la trilogía Eres mi adicción, de Laurelin Paige, una historia romántica poco convencional. Alayna Withers es una joven talentosa y bella, que sufre de una compulsión obsesiva con los hombres que le ha causado graves problemas, aun con la Justicia. Sin embargo, eso ha quedado en el pasado. ¿No es así? Cuando Hudson Pierce aparece en su vida, la serenidad y el equilibrio tan duramente ganados amenazan con irse al garete. La primera parte de esta saga se titula Adicta a ti; le sigue Perdida en ti y la historia culmina con Para siempre contigo. Hay una cuarta parte no traducida al castellano, Hudson, y es la visión que el protagonista tiene acerca de esta intensa y apasionada relación amorosa.

En Un desastre es para siempre, de Jamie McGuire, se responden las preguntas y las dudas que podrían habernos quedado de Maravilloso desastre e Inevitable desastre. Abby y Travis se casaron. Pero ¿conocés la verdadera razón?

Tiempo atrás les sugerí el libro Antes y después de odiarte, de la vasca Ángeles Ibirika. Ahora les sugiero la lectura de otro de sus libros, Donde siempre es otoño. Ian O’Connell es un afamado escritor de novelas de amor. En su búsqueda por la inspiración, encontrará a Elizabeth Salaya. En ese entorno idílico, mientras la va convirtiendo en la protagonista de su novela, el amor comenzará a entretejerse entre los dos sin que él se dé cuenta. En la vertiginosa Manhattan, los caminos de Ian y Elizabeth volverán a cruzarse, pero en medio de intrigas, ambiciones y cadenas de favores que amenazan con hacer tambalear los cimientos de la alta sociedad neoyorquina y los de sus sentimientos.

¿Recuerdan a Graciela Ramos, la autora de Lágrimas de la revolución? Acaba de publicar La capitana, la increíble historia de Juana, una niña huérfana, de espíritu salvaje y libre, que, en siglo XVIII, no entiende de convenciones ni de prohibiciones, y que acaba embarcándose rumbo a Nassau, en el Caribe, donde hallará un mundo diferente en el cual, tal vez, pueda cumplir sus sueños.

Días atrás volví a ver una película de finales de los años noventa, “El complot” (“Conspiracy Theory” en idioma original), dirigida por Richard Donner, y protagonizada por Mel Gibson y Julia Roberts, y me acordé de cuánto me había gustado. Volví a disfrutarla muchísimo. Gracias a esa película conocí y amé el libro El guardián entre el centeno de J. D. Salinger, y no es un dato menor que el tema principal sea “Can’t take my eyes off of you”, de Gloria Gaynor (me recuerda a Matilde y Eliah). Esta película tiene todos los ingredientes para ser excelente: romance, intriga, acción.

Mi última sugerencia es para los más chicos, y se trata de una novela que leí en mi infancia y que siempre recuerdo con cariño, Mi pequeño lord, de la inglesa Frances Hodgson Burnett. Ceddie es un niño simple y bondadoso que desconoce sus orígenes aristocráticos. Cuando su abuelo, un adinerado conde inglés, lo reclama para que ocupe su puesto de heredero, las vidas de Ceddie y de su madre cambiarán para siempre. No se pierdan el film basado en este libro, también titulado “Mi pequeño lord”, dirigido por Jack Gold y protagonizado por Ricky Schroder, Alec Guinness y Eric Porter.

"Aitor, sin duda, es uno de mis “hijos” más oscuros, pero por esto mismo, por esta debilidad fruto de las circunstancias de su nacimiento y de su crianza, es uno al cual le tengo especial paciencia y cariño."

− Florencia Bonelli